Blog

Cuentos: de Mujeres notables

Nivel A1 A2 B1 B2 C1

 

 

 

 

 

Mujeres notables

Nivel A1 inicial

Cuentos cortos de Andrea Gavio

La vida simple 

Doña Rosa se levanta todos los días a las 7, temprano. Se prepara el desayuno pero no lo toma hasta las 8. Antes se ducha, se lava los dientes, se peina y se maquilla rápido. Tiene hambre y siente un poco de frío, ¡ahora sí el desayuno!. Llega al trabajo caminando,  si hay sol, pero si llueve toma el autobús. Cuando es verano usa vestidos, pero en invierno se pone pantalones de lana gruesa con camisa de mangas largas. Siempre está contenta y come chocolates. Va al gimnasio y entonces no engorda mucho. Está casada con Antonio hace 40 años. Es directora en una escuela de inmigrantes. Su vida es simple pero  feliz.

Andrea Gavio

Ejercicios

  • 1–Lee la historia cambiando el sujeto a nosotros.
    2–Cuenta como es la tarde de Doña Rosa. Utiliza venir de, estár en tren de, ir a.

 

 

Nivel A2

Cuentos de Buenas Noches para niñas rebeldes de Ed. Planeta

YOKO ONO: ARTISTA

Había una vez una niñita llamada Yoko que vivía en una hermosa casa en Tokio. Cuando la guerra se desató, su casa fue bombardeada. Yoko y su familia tuvieron que huir para salvar sus vidas. Su hermano y ella se quedaron sin juguetes, sin cama, sin dulces y sin ropa. Tenían que mendigar para poder comer. Otros niños los molestaban porque habían sido muy ricos, pero ahora eran los más pobres entre los pobres. Al crecer, Yoko se convirtió en artista de performance. La gente no sólo veía sus obras de arte, sino que participaba en ellas. Por ejemplo, en un performance Yoko les pedía que cortaran con tijeras la ropa que ella traía puesta. Un día, un músico llamado John Lennon fue a visitar una de las exposiciones de Yoko. Su arte le pareció fascinante y se volvió su fan. John y Yoko empezaron a escribirse cartas y con el tiempo se enamoraron perdidamente. Grabaron canciones juntos, crearon proyectos fotográficos y hasta hicieron películas. En ese entonces, Estados Unidos estaba en guerra con Vietnam. Yoko sabía lo terrible que podía ser la guerra y quería colaborar con el movimiento por la paz. Muchos protestantes se manifestaban sentándose en lugares públicos, pero Yoko quería hacer algo distinto. En lugar de sentarse, John y Yoko se «acostaron» una semana en cama, rodeados de cámaras de televisión y periodistas. Incluso grabaron una canción para resumir su mensaje sencillo pero poderoso: «Give peace a chance» (Démosle oportunidad a la paz).

Ejercicios

Escribe o contesta al oral

  • ¿Qué otra cosa sabes de Yoko Ono?, que no está dicha?
  • ¿Es música o artista?
  • ¿Qué adjetivos la describen? materialista, optimista ,egocéntrica, aburrida, paciente, insoportable, guerrera, linda, cansada, prudente , pacífica, tacaña, falsa, vanguardista.

MATILDE MONTOYA: DOCTORA

Érase una vez una mujer mexicana llamada Soledad que tuvo una hija a la que llamó Matilde. Soledad no tardó en darse cuenta de que su hija tenía una inteligencia excepcional. A los cuatro años ya sabía leer y escribir, y a los once ya estaba lista para entrar al bachillerato. A los dieciséis, Matilde empezó a educarse como partera, pero tenía sueños más ambiciosos. Quería ser doctora. Cuando entró a la Escuela Nacional de Medicina, era la única estudiante mujer. Mucha gente le dijo que las mujeres no podían ser doctoras, pero su mamá y sus amistades estaban de su lado. Al final del primer año, la universidad intentó expulsarla, así que Matilde decidió escribirle una carta al presidente de México para pedirle ayuda. Le escribió también a la universidad para pedir que dejaran de ser tan injustos con las mujeres. Matilde logró terminar las clases, pero entonces la universidad le impidió presentar el examen final. Una vez más, Matilde le escribió al presidente para que interviniera de nuevo. Esta vez se aprobó una ley que les permitía a las mujeres estudiar medicina y ser doctoras. El presidente fue en persona a la universidad para ver a Matilde hacer su examen final. Fue un momento histórico. Al día siguiente, los periódicos de todo el país aclamaban la historia de «la señorita Matilde Montoya», la primera doctora mexicana.

Editorial Planeta

Ejercicios

Escribe o contesta al oral

  • Busca otras actividades sobre Matilde Montoya que no escritas en el texto
  • ¿Cómo fueron sus estudios universitarios?
  • ¿Qué adjetivos la describen?  enérgica, pendenciera mala, terca, fuerte, decidida, ambiciosa, temerosa, organizada, firme, posesiva, capaz, temeraria.

 

Nivel B1

    Griselda 

Amparo Dávila

La muchacha rubia se detuvo unos instantes, indecisa, frente a la puerta entornada, pero se decidió por fin a entrar. No dejó de extrañarle el total abandono del jardín, donde apenas se podía caminar por la maleza que todo lo invadía, hasta el sendero que llevaba hacia la casa, que se veía al fondo entre los altos árboles. Las plantas crecían desordenadamente: sin duda hacía tiempo que no habían sido podadas. El sol de las cuatro de la tarde era abrasador, deslumbrante, y la muchacha tenía que colocarse las manos a modo de visera para poder caminar. Un pájaro que voló a su paso la hizo sobresaltarse, y el suéter negro se quedó prendido entre las ramas espinosas de un rosal de Castilla. Lo desprendió con todo cuidado para no romperlo y resolvió llevarlo sobre el brazo. Se sentía nerviosa por haber penetrado en esa finca de una manera tan incorrecta; pero no había resistido la tentación de conocer la vieja residencia que ella siempre veía cerrada y probablemente sola, cuando pasaba en su diaria caminata hacia el correo de San Jerónimo. Esa, si se la podía llamar pequeña aventura, era algo por lo menos novedoso. Algo que rompía aunque fuera por breves instantes la monotonía de su existencia, reducida a oír las eternas lamentaciones de su madre. En eso pensaba la muchacha rubia cuando llegó hasta la orilla de una alberca, que las plantas y los árboles ocultaban. Una mujer vestida también de negro se encontraba sentada en una banca bajo la sombra de un álamo. Al descubrirla, la muchacha pensó regresarse; pero la mujer ya se había percatado de su presencia, a causa de la ruidosa hojarasca.
—Perdone usted, señora, que haya entrado así, pero no resistí la curiosidad de conocer esta finca, que siempre, me ha intrigado por su soledad.
—Desde hace  años está abandonada, yo soy la única que viene de vez en cuando pero, no se vaya, quédese un momento a platicar; por favor, siéntese usted. La joven titubeó y quiso inventar alguna disculpa: «sería bastante descortés no aceptar, después de haber entrado así…» Y se sentó en el extremo de la banca.
—Me llamo Griselda —dijo por toda presentación; la mujer que usaba unas gruesas gafas oscuras.
—Yo, Martha —correspondió la muchacha, y comenzó a observarla de reojo. Debía tener cincuenta; años o más.

El cabello canoso conservaba aún algunos mechones negros. No usaba maquillaje y las gafas impedían apreciar bien sus facciones. Sin embargo, se podía advertir que aún era una mujer guapa, una mujer que debió ser muy hermosa.
—Uno siempre vuelve al sitio de sus recuerdos —dijo Griselda, como si tratara de explicar su presencia en aquella finca abandonada.
—Es verdad —contestó Martha—. Nosotros, es decir mi madre, se empeña en buscar los recuerdos de papá. Él murió hace poco tiempo.
—Cuánto lo lamento.
—Mi madre está inconsolable y quiso que nos viniéramos una temporada aquí, en donde pasábamos siempre las vacaciones y que a papá tanto le gustaba. Pero, más que otra cosa, yo sé que mamá quiere estar lejos de la ciudad y de todos. Usted sabe, yo a veces temo que ella…
—Sí, es duro y muy difícil resignarse a esas pérdidas, yo lo sé.
—Yo también he sentido mucho a papá, pero… yo tengo esperanzas, proyectos, planes, en cambio, ella…
—Se termina todo para siempre, no queda nada ni nadie. Yo también perdí a mi marido.

Martha no supo de pronto qué decirle, conmovida por aquel tono de voz estremecido, y la desolación total que las palabras revelaban. Recordó la noche cuando su prima telefoneó para avisarle que Ricardo había muerto en Nueva York. Todo se había detenido en aquel instante, como si el tiempo y la vida misma se pararan de golpe. Se había quedado anonadada, sin saber qué hacer, qué pensar… Reparó entonces en el largo silencio en que había caído y trató de disculparse:
—Mi primer novio murió, murió repentinamente. Nos conocíamos desde niños y fue un golpe terrible…También él murió cuando yo menos lo hubiera creído. Era aún bastante joven, y nos queríamos de una manera tan…
— ¿Fue hace mucho tiempo? Griselda no la oyó. Se había quedado ensimismada.
—Le voy a mostrar su retrato —dijo de pronto, como si volviera de muy lejos, y se quitó con manos temblorosas un medallón. Al abrirlo, Martha encontró dos miniaturas notablemente logradas. El retrato de .un hombre y el de Griselda. Los dos eran jóvenes y hermosos; sobre todo ella con enormes ojos de un extraño color, azul, gris, verde. Un color increíble de humo verde azul..El cabello oscuro le caía sobre los hombros enmarcando un óvalo perfecto, y los extraordinarios ojos que Martha no podía dejar de admirar.
—Una bella pareja, y las copias muy fieles —y sintió que algo, por dentro, le dolía el pecho al contemplar a la mujer.

Amparo Dávila

Ejercicios:

  • 1–Decir lo contrario

el total abandono del jardín, donde apenas se podía caminar por la maleza que todo lo invadía, hasta el sendero que llevaba hacia la casa, que se veía al fondo entre los altos árboles. Las plantas crecían desordenadamente: sin duda hacía tiempo que no habían sido podadas.

  • Escribe, de no haber muerto su novio, su novio, ¿cómo sería hoy su realidad?
  • ¿Qué relación tuvieron luego de conocerse Martha y Griselda?
  • ¿Qué le hubieras contestado a Griselda al ver el medallón?

 

Nivel B2

El cuento feminista 

Ángel García

Las mujeres tienen enemigos declarados que no reconocen su igualdad con los hombres.

Cuando yo era niño, las mujeres se levantaban a las cinco de la mañana para hacerles el desayuno a sus maridos. Mi padre se lo preparaba él mismo, y eso me gustaba. Quizás fue el primer gesto feminista que vi, aunque entonces no sabía interpretarlo. En los años ochenta, los hombres maltrataban a las mujeres con el silencio cómplice de la sociedad. La violencia era física (un individuo apaleó a su mujer en mi barrio a la vista de todos) y psicológica dentro de la casa. A menudo oía decir: «Algo habrá hecho» y «qué harto estaría ese hombre para tener que pegarle».
Hemos avanzado, pero falta mucho para lograr un mundo igualitario. El sistema patriarcal cree que la vida de las mujeres no forma parte de la historia, sino que es el cuento de unas criadas con útero, como escribió Margaret Atwood.

Las mujeres tienen enemigos declarados que no reconocen su igualdad con los hombres (eso, y no otra cosa es el feminismo). Pero hasta que precisamente nosotros, los hombres, no tomemos conciencia y no alcemos la voz, no terminará la opresión machista y la masacre de miles de muertas. Es un trabajo diario que necesita reflexión sobre nuestro comportamiento y nuestro lenguaje. Y sobre todo necesita respeto por nuestras amigas, compañeras, hermanas, madres e hijas. Escucho últimamente negar el feminicidio. Mentes reaccionarias se están organizando en torno a un partido con diferentes nombres… Pues si de latín se trata, yo grito esa consigna que aparece en ‘El cuento de la criada’: «Nolite te bastardes carborundorum»= no dejes que los cabrones te hagan polvo.

Ángel Gracia poeta y narrador

Ejercicios

1– Si(ser) __________ madres  de hijos varones como (luchar)____________ contra el machismo.
2–¿Qué opinas de que los gobiernos incorporen más mujeres en las funciones del gobierno?
3–¿Qué trabajos son más femeninos y cuáles más masculinos?
4–Si (poder) __________ cambiar la historia a qué mujer le darías más poder social?

 

Nivel C1

Cuentos cortos de Andrea Gavio

Sindicato Independiente de Comisarios de la Policía

La Fiscalía de Navarra ha comunicado los antecedentes del individuo protagonista del accidente de La Avda. Dr. Garenne: el motorista herido en la pierna, de 30 años, ya ha sido condenado en 14 ocasiones, en particular por negativa a obedecer, estupefacientes, acoso, extorsión y violencias agravadas.
La noche del accidente, circulaba sin casco, a gran velocidad, en una moto no homologada e inclusive ,intentó doblar el coche de la policía por la derecha. Además, el juez ha confirmado que estaba bajo control judicial por amenazas de muerte hacia una vecina, que lo denunció por ruidos molestos durante la noche.
Aquel día, desde el inicio del problema, hasta cerca de las 22h, durante ese día, se le habían impuesto una multa en tres ocasiones.
El accidente: El negro, como lo llaman sus amigos, conducía una motocicleta de cross cuando se fracturó la pierna izquierda después de chocar con la puerta abierta de un coche. Para su sorpresa, era un coche policía no identificado, que se encontraba parado en un semáforo en rojo. Siguiendo un sospechoso…
Una vez más las redes sociales y los seudo-periodistas se entusiasmaron escribiendo hojas y hojas sensacionalistas, sin tomar el cuidado de comprobar la información. Así, que pasamos de un pequeño ángel mutilado gratuitamente por la policía, a un reincidente inconsciente y peligroso a la vez.

Andrea Gavio.

Ejercicios
1 ¿ Cuántas multas le pusieron en el día?
2 ¿ Cuál de todos los delitos descritos es el más grave?
3 ¿ Cuál fue la opinión generalizada de la prensa ?
4 ¿ Con qué adjetivos describirías “al Negro”?

 

Clase creada por Andrea Gavio

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.